lunes, 14 de agosto de 2017

HUÉSPED

Una mujer me habita todo el cuerpo.   
Vive en mi pupila. Pasea mis pestañas.
Se descuelga de mi nariz,
duerme en mis labios.
Se desliza en mi cuello como soplo de aire
y aterriza en mi clavícula como una pluma suave. 
Inventa un lenguaje en mi pecho desierto
y lo agujerea de palabras que siembra en la piel.
Baja, paso a paso, mis costillas hasta el vientre
donde baila y se deshace como papel en el agua.

En mis manos, lava su pelo de noche
y con mis dedos seca su infinita desnudez.

Se descalza en mis caderas
y corre por mis muslos, dejándose llevar
por el viento que gime en la cumbre de mis rodillas.
Se lanza al abismo de mi pierna
y el mar de mis tobillos, la recoge con dulzura.

Después se abraza a mis pies
y sueña en mis caireles, donde todo lo ocupa...


Y vuelta a empezar.

jueves, 10 de agosto de 2017

ANDRÓMEDA

Inútilmente abrazo las estrellas
como buscando así, un calor que ya no existe
en mi cuerpo deshabitado.

Mis manos, que hasta entonces habían estado vacías,
sintieron la ausencia de plenitud
cuando tocaron tu pelo
y se llenó mi piel de semillas
que sembraron de amor mi cuerpo,

ahora, que se desmembran
y buscan ternura en un hueco
donde no alcanza a pasar la luz,
pero bombea dolor a mis brazos
y deseos de huida...

Ahora, que me despierto
y sólo encuentro desorden en la almohada
y restos de sueños secos que coagularon en algún olvido
de esos a los que nunca me supe enfrentar...

Ahora, que las palabras son un colchón de dudas
que se clavan en mi pecho hasta teñirlo de un dolor
que sigue regando las flores que plantaste,
inmarcesibles a mi prematura ausencia...

me dejo llevar por el agua
y que mis manos se arruguen de frío.
Y que el reflejo de la luna me entierre entre mi piel
y me catasterice hasta brillar en un cielo
donde siempre pueda encontrarme...

y donde siempre puedas encontrarme tú.

domingo, 6 de agosto de 2017

POEMA FRÍO

Al mar lo forman mis noches de seda
si lloro al aire las horas sin ti.
El viento es un arma blanca de manos
que oprime mi cuello al llegar el alba.

La cama es un lecho de cruces de piedra
que nunca contestan mis dudas de miedo.

Es de noche
y hace mucha soledad.

sábado, 5 de agosto de 2017

MÁRMOL GRIS

Nadie soy.
Nunca más seré.

Todo seguirá y nada tendrá sentido.
Los días serán igual de tristes que yo.

El espejo me devuelve un vacío irreversible
y en las cuencas de mis ojos ya no cabe más dolor.
Lloran, y son cenizas las lágrimas
que caen al pozo del alma sola.

Tengo a mi pena durmiendo en un colchón.
Por las noches la observo y sueño con su voz,
que nunca me abandona, ni sueña desaparecer.

Cierra la puerta y deja un cadáver
que, en ocasiones, se parece mucho a mí
pero seguro, no guarda tanto amor innecesario.

Cada día soy menos.
Hoy no tengo valor para mañana,
ni el mañana tendrá valor para mi ayer.

jueves, 27 de julio de 2017

DE TUL Y AZAHAR

Tengo la pena, como una náusea, 
metida en el pecho de las soledades.
Ojalá se la tragara el mar.

Las olas se asoman al ras de mis ojos
y los llenan de oscuras golondrinas
que ya no sueñan con volver.

Siento que eres el cielo estrellado
y te forman estrellas
de tul y azahar.

La Luna se cubre de cardos insomnes
que florecen buscando la luz blanquecina
y hieren y ahogan su aura de plata,
que cae como cristal.

Las grietas no admiten la luz de este mundo,
mis ojos no alcanzan a verlas sanar.
Mi pecho es un campo de besos muertos.
Los versos son horas que nunca se van.

Siento que eres la noche estrellada
y te forman estrellas
de tul y azahar.

miércoles, 26 de julio de 2017

CORAZÓN DE ESPERPENTO

Desencajada la mandíbula,
quedó el hueso del hastío
colgando, inerte
sobre el engranaje cadavérico
de mi cuerpo frío.

Si eres música, yo bailo
esquelética y deshecha
sobre mi triste sepultura
sin flores ni epitafio,
y con el cuerpo en tierra
no hay guerra en esta piel
que logre resucitarme.

Pero deshaces la geometría y los tratados de paz.
Y eres jazz, y no bailo
porque sólo estás tú.
Y los muertos se asoman para verte bailar.
Y las fosas vacías se llenan de versos
que florecen y se abren de ternura contenida,
la misma que hiberna cuando te marchas
y se escarchan las caricias de mis palabras.

No es el mar, son tus labios
los que, al ir a beber,
lejos de quitarme la sed,
dejaron este árido espacio
donde poder naufragar.

Qué cosas tienes, amor,
que todo lo gris que tocas
lo dotas de color.

jueves, 20 de julio de 2017

NOCHE EN HANNIGAN & SONS

Bajo desnuda por las colinas de tu cuerpo,
desnudo.
Desnudos besos, besos mojados
de lluvia, esclavos.
Ánades escuálidas de amor,
pálidas,
emigran a cálidas caricias en tregua.

Tu boca es un portal de silencio
que desaparece cuando me nombras.

Tu boca una copa ausente
de ron y de dulzura.